Un auditor designado visitará su local y pasará a ser sus ojos y oídos. De esta manera usted podrá
tener control sobre el funcionamiento de su negocio, mediante las pruebas realizadas en las distintas áreas de su empresa. El auditor, trabajando como cliente encubierto, se centrará en el análisis de cada sector de trabajo evaluando el servicio en su totalidad.